Preparativos pre viaje

El tener diabetes muchas veces hace que cosas que a priori serían sencillas y placenteras, no lo sean tanto.

No nos vamos a mentir, la diabetes complica muchas cosas del día a día. Hasta dormir puede convertirse en un peligroso juego de azar supeditado a lo que tu cuerpo quiera hacer esa noche.

17 negro ruleta
Todo al rojo

Si me seguís en redes sociales o habéis leído algo más en el blog, sabréis que me encanta viajar.

Esa sensación de libertad mental que me da salir de mi entorno y conocer nuevos lugares es algo que para mí no tiene precio (no hay tarjeta que pague ese sentimiento).

Viajar abre la mente en muchos sentidos, pero viajar conlleva también preparar el equipaje y salir de la rutina. Y en diabetes ya sabemos lo que estas cosas suponen.

Cuando preparas un viaje, eliges destino, buscas el mejor precio, el mejor hotel que te puedes permitir y al final tienes un plan maravilloso.

Al llegar la fecha, si eres una persona organizada incluso puedes dejarlo para el día anterior (no es mi caso ni de coña) la llenas de por si acasos, sacas la mitad de las cosas porque el viaje de tu vida es en una compañía low cost y no te cabe todo (sigo sin entender que 5 maletas no sean equipaje de mano) y al final con mucha pena porque esa camiseta que hace 5 años que no te pones se ha tenido que quedar en el armario, cierras la maleta, la puerta de casa y pones rumbo a tu ansiadas vacaciones.

Solo tienes que asegurarte de que llevas la documentación y la tarjeta (si te dejas algo siempre podrás comprarlo en destino). Las ganas y la ilusión ya vienen de serie 😉

Espera, creo que me dejo algo, pero no sé el qué…

Ah sí, el páncreas (menudo despiste el mío, por esto no puedo dejar la maleta para el día anterior)

Viajar con diabetes supone una preparación adicional que para mí implica preparar listas desde el momento en que el que tengo la confirmación de la reserva.

Todo empieza con el papeleo.

No podemos pasar por alto que la insulina es un líquido y los aeropuertos no son los mejores amigos de sustancias en ese estado. Por tamaño, no debería haber problema(al menos en el caso delas plumas) pero aun así, aquí los por si acasos se vuelven en obligatorios.

Os cuento como son mis preparativos previos para cualquier viaje que implique avión y salir del país.

  • Tarjeta sanitaria europea. Imprescindible. Tiene una validez de dos años, por lo que conviene revisar que no esté caducada. Yo la solicito desde internet y la envían bastante rápido. Os dejo el enlace por si os sirve de ayuda https://w6.seg-social.es/solTse/jsp/Entrada.jsp
  • Seguro de viaje. Hasta hace poco no me había planteado esta opción. Total, nunca pasa nada… Pero si pasa la situación podría ser complicada y al final es mejor invertir un poco en la salud mental de las personas que viajan contigo. También lo contrato online. Si alguien quiere saber dónde, me puede escribir a [email protected] y le cuento más detalles.
  • Justificante médico. Con la manía que le tienen en los aeropuertos a los líquidos y las ganas que tengo yo de viajar, me niego a que la insulina me impida tomar un avión. Nunca he tenido ningún problema, ni siquiera lo he tenido que enseñar, pero no pesa nada y puede salvarte el culo. No existe, hasta donde yo sé un modelo oficial.  Mi médico me hace justificante firmado y sellado y por tema de idioma, también me cumplimenta el que le llevo que descargo desde la web de la asociación de diabetes. Os dejo aquí enlace también https://www.fundaciondiabetes.org/general/material/70/modelo-de-informe-medico-si-viajas-fuera-de-espana
  • Información de ubicación de centros sanitarios y farmacias en destino. Aquí Google es un gran aliado.

Y sigue con nuestro páncreas

Esto sería en cuanto a los papeles se refiere, luego ya tocan todos los medicamentos de rigor y por supuesto, insulinas, agujas y tiras por triplicado.

Todo ello metido en bolsas transparentes para que al pasar el control de seguridad estén a la vista. Es el único momento en el que me separo de ellas y están todas juntas porque no olvidarse de que, de poco nos sirve llevar insulina para un año si va toda en la misma mochila, porque ten por seguro que si se pierde algo de equipaje, va a ser la mochila de la insulina.

En mi caso, reparto todo entre las personas que viajemos. Malo sería que nos robaran a todos…. Que también podría pasar.

Detalle final personal

Y por último, pero ni de lejos lo menos importante, para mí al revés, otro imprescindible, llevar apuntado en un papel 3 palabras en el idioma del país de destino.

Diabetes – Insulina – Azúcar

Lo sé, soy rara hasta para estas cosas, pero que queréis que os diga. Por mucho inglés que hable yo, de poco me va a servir si el policía de turno no me entiende. Y que sí, que lo puedo buscar en internet en cualquier momento y enseñar el móvil. Pero ponte tú a buscar el móvil cuando tienes a alguien delante con quien no te entiendes, que te puede estar diciendo las cosas más bonitas del mundo, pero que te suena a que te está amenazando y ya te ves en una cárcel y para colmo cuando encuentras el móvil, ten por seguro que no tendrá cobertura. Yo, que queréis que os diga, a esas alturas tengo tal hipoglucemia que si me consigo mantener en pie y sin llorar de angustia, me parece todo un logro.

Y hasta aquí la historia de mis preparativos de un viaje. ¿Y el viaje? Eso os lo dejo para la semana que viene que ésta ya me he alargado demasiado. Quería haber subido ésta entrada antes de irme, pero el papeleo me tenía absorbida. Así que os dejo con la intriga de lo que ha sido mi primer viaje con el Freestyle.


Como siempre estáis invitados a dejar vuestros comentarios abajo tanto para alabarme el gusto como para ponerme a parir. Todos sois bien recibidos, salvo el spam.
Nos leemos entre pinchazos. Besos dulces


2 commentarios

Eva Lorenzo Campos · 6 junio, 2019 a las 14:22

Solo decirte que mujer precavida vale por dos 😂😂😂así es guapa , nosotras este verano, primero con diabetes y a ver qué tal, eso si , no salimos de España para ver la primera toma de contacto,
Hospital a 8 minutos del hotel , farmacia aún no la he buscado pero después de leerte ahora mismo me pongo.
😘😘😘

    LadyBlue · 7 junio, 2019 a las 07:50

    Me alegra haberte ayudado en algo.
    Preparar la mochila de la diabetes supone un reto siempre, por muchos años que pasen, siempre está la sensación de que algo te dejas.
    Yo de pequeña siempre iba al pueblo y muchos años después de debutar, me dejé todas las insulinas en Logroño. Después de eso, de mi memoria espero poco, jajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − quince =