Una cosa que me encanta hacer es cacharrear por Internet. Me resulta divertidísimo la cantidad de “joyas” que se pueden encontrar en este basto mundo. Por supuesto existen webs totalmente fiables con información real y contrastada pero ese no es el tema que quiero tratar ahora, hoy quiero hablar de esos tesoros que son los  “tutoriales” para la cura de la diabetes con remedios caseros.  Si hay tutoriales para coser el bajo de unos pantalones, de esto no podían faltar.

Y como no sabía muy bien por dónde empezar, porque tutoriales hay un millón, me he metido en Youtube y he puesto “cura para la diabetes tipo 1”. La verdad es que no era consciente de la cantidad de resultados que iba a encontrar y menos consciente aún  de que aquello iba a ser más divertido que ver El club de la comedia.

Ha sido difícil hacer una criba y quedarme solo con uno, pero en mi afán de reportera de barrio sésamo y con la misión de informar y entretener, me he decantado por el que os en este enlace  https://www.youtube.com/watch?v=ID8Qxfq27ZM

Sólo son 4 minutos de vídeo y de verdad que merece la pena verlo sobre todo porque es imposible que no se salte alguna lágrima (tanto de pena como de risa)

El título ya promete “Ver Para Creer / Esta Fruta CURA La Diabetes TIPO 1 Y TIPO 2 / Vale La Pena Intentarlo…” Con este nombre es que es imposible resistir la tentación y mira que estoy acostumbrada a resistirla (cosas de la diabetes tipo 1 y la pereza de calcular el bolo).

Con este nombre lo menos que te puedes esperar es un truco de magia barato y la verdad es que no defrauda en este sentido. La introducción es genial, nos cuenta que esto ya lo hizo hace años pero que la cámara no era buena y por eso lo vuelve a hacer. Aquí ya me froto las manos porque mis expectativas no se están viendo defraudadas en absoluto.

Luego ya llega el momento en que este mago nos empieza a desvelar su truco y nos cuenta qué necesitamos para curar la diabetes. Sólo dos cosas son necesarias: una remolacha grande y fe. Nada más y nada menos. Y yo poniéndome insulina y quejándome de que aún no tenemos cura para la diabetes. ¡Cuánto desconocimiento el mío!. Eso sí, tiene la deferencia de avisar de que si no crees, no veas el vídeo porque no va a funcionar…

En este punto ya no puedo parar de reír. Yo pensando que la cura está en la ciencia, y resulta que está en la fe. Ahora es cuando voy a ir a reclamar a mis profesores de religión en el colegio por no conseguir que tuviera fe. O a mis padres, por no elegir la religión correcta para que la fe cure mi diabetes y verme obligada a vivir con un páncreas no funcional para el resto de mi vida.

Después de 3 minutos recordándonos que esto no funciona si no le ponemos fe (esa es la base para que esto funcione, por cierto, no es brujería que quede claro) vemos como se vacía una remolacha y ya llega el momento cumbre. (Atención spoiler) Hay que guardar la primera orina del día en la remolacha vacía, envolverla en plástico y enterrarla a 20 cm en el suelo y olvidarte de ella. El proceso de cura va emparejado al “proceso de secado”. Todo esto siempre no lo olvidéis, con mucha fe.

¿Es para llorar o no?

Después de ver muchas veces este vídeo me asalta una gran duda existencial y que creo que por esto mi diabetes no tiene cura: lo de los 20 cm, ¿desde la base de la remolacha o tiene que quedar por debajo de 20 cm de tierra? En fin….

Lo más triste de esto es que hay gente tan “desesperada” que seguro que lo intenta y peor aún, que se llevará las manos a la cabeza porque no funciona, pero no se plantearán que simplemente es porque es una patraña, no. Seguro que lo achacan a la falta de fe y repetirán el proceso.

Hace ya muchos años, mi endocrino me dijo muy sabiamente que si tenía dudas en referencia a mi diabetes, que por favor, no le preguntase al Sr. Google. Tengo una relación estupenda con él y le vacilé un poco al respecto y me quedé bastante sorprendida cuando me dijo que si ya es difícil hacernos entender muchas cosas por la cantidad de prejuicios que nosotros mismos ya tenemos, que no me podía imaginar lo que era luchar contra eso cuando el Sr. Google les daba la razón.

Pues lo siento Dr. Cámara, pero además de con Google, vas a tener que luchar con Youtube

Nos leemos entre pinchazos. Besos dulces.

 

 

 


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + dieciocho =