Porque la diabetes también me ha dado cosas

Lo tengo que decir, después de una de mis muchas reflexiones, afirmo rotundamente que la diabetes me ha dado poderes.

Cual súper héroe de cómic, puedo hacer cosas que el común de los mortales no es capaz. Sólo un páncreas no funcional, propio o cercano, otorga estas capacidades.

Qué a gusto se queda una cuando dice las cosas en voz alta.

Y yo que soy una súper heroína pragmática, he pensado a qué profesiones me podría dedicar con estos súper poderes  adquiridos con la diabetes y como hace mucho que no os traigo una de mis listas, y eso no puede ser, hoy os he hecho uno de profesiones que podemos plantearnos si no nos gusta la actual.

Oportunidades laborales

relojero
  • Relojero. Podemos poner un reloj en hora solo con ver nuestras glucemias. Con apenas una gota de sangre y recordando lo que hemos comido, podemos saber perfectamente el tiempo que ha pasado desde que comimos. Y no te digo nada si se trata de tiempo sin comer, a partir de las 4 horas, tengo una hipoglucemia asegurada, no fallo.
vampiro
  • Vampiro. Lo admito, hay ocasiones en las que me chupo el dedo después de hacerme un capilar. Soy humana y no siempre tengo a mano algo con que limpiarme. La idea de dejar manchitas de sangre por ahí me disgusta más, no lo puedo negar. Por cierto, el sabor de la sangre es muy raro.
cubero
  • Cubero.  Hacer las cosas a ojo es un clásico en diabetes. Aunque no sea lo habitual, pues cada vez tenemos más herramientas a mano que nos permite calcular con precisión, personalmente mentiría si digo que no hago cálculos a ojo. Y lo más irónico es que en muchas ocasiones son más acertados que los pesados.
nutricionista
  • Nutricionista. Y además de los buenos, no de los de la dieta de la alcachofa y tontuneces del estilo. De los que saben lo que es la pirámide nutricional y saben cómo combinar nutrientes. Hasta el índice glucémico conocemos. Hasta rompemos mitos nutricionales, pero eso lo dejamos para el siguiente punto.
mythbusters
  • Cazadores de mitos. Porque a estas alturas de la vida aún hay personas que ven raro que no esté ciega o que tenga los dos pies o lo que es peor, que como de todo. Bueno de todo no, las galletas con veneno no las incluyo en mi menú.
traductor
  • Traductores. Porque como ya comentamos anteriormente en el blog no es lo mismo tener hipo que tener una hipo y porque hay bombas que sí que pasan por los controles de seguridad y suponen vida. Si no sabes de lo que hablo pincha aquí para verlo.
pingüino médico
  • Dr. House. En mi caso el diagnóstico que más doy es el de no diabetes, pero también tengo experiencia en temas de tiroides, en cuanto se me alteran los niveles, no me hacen falta ni ver los análisis. El endocrino solo me confirma algo que ya tengo claro.
sello de calidad
  • Control de calidad. Porque sí señores, sí. Por mucho que digan que los refrescos sin azúcar y su versión con azúcar saben igual, nosotros sabemos que no es así al primer sorbo y además estamos armados de glucómetros para comprobarlo. Así que ojito con nosotros.
equilibrista
  • Artistas de circo. Porque hacer malabares y tratar de vivir manteniendo el equilibrio en la cuerda floja y sin red es nuestro día a día. Porque cuando hasta respirar de diferente manera te puede cambiar los niveles de glucosa en un momento, se hace vital saber lidiar con  todo lo que se te viene encima en un momento y no tocar de un sitio para joder otro. Eso sí, en el circo en el que me contraten no podrá haber payasos, que medan miedo.
entrenador de dragones
  • Entrenadores de dragones. Porque lidiar con una hipoglucemia es como tratar de calmar al dragón más cabreado del mundo. Tu cuerpo pide hidratos a la desesperada, fuera de control, tu humor se vuelve salvaje, tu mente racional intenta que el dragón no escupa fuego y todo esto temblando de pies a cabeza. Menos mal que sabemos cuál es su punto débil.

Y estas son las profesiones que se me han ocurrido sin mucha reflexión, seguro que me dejo muchas otras.

¿Dónde mandaríais el currículo y por qué? Dejádmelo en comentarios y creamos una lista con vuestras profesiones también. Como siempre estáis invitados a dejar vuestros comentarios abajo tanto para alabarme el gusto como para ponerme a parir. Todos sois bien recibidos, salvo el spam. 

Nos leemos entre pinchazos. Besos dulces


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − cuatro =