Igualdad también en diabetes

Mañana es 08 de marzo y todos sabemos que es un día de reivindicación de derechos y sobre todo de reivindicación de la igualdad.

Basta de discriminación.

Teniendo diabetes, veo detalles, muchos de ellos inconscientes y desde el desconocimiento, que hacen que muchas veces me sienta en inferioridad.

Normalmente no me siento así. Soy consciente de mi enfermedad, de donde están mis límites y hasta donde quiero llegar. Haciendo malabares puedo llevar una vida que el común de los mortales definiría como normal (yo no soy común pero sí mortal y me considero especial por ser cómo soy, así que no me gusta esa etiqueta) por eso, tener que empezar de menos uno en lugar de desde cero en muchas cosas, me toca las narices.

Por eso me uno a hablar de discriminación, aunque desde otro un punto de vista que no entiende de géneros (en esto la diabetes es totalmente imparcial y nada discriminatoria) y es el de una persona con diabetes.

Os traigo mi lista de reivindicaciones en diabetes (aunque cambiando ciertos términos, creo que se podría aplicar a cualquier enfermedad crónica).

Esto lo hago porque somos muchos los que diariamente nos levantamos y solo eso ya pone en marcha una batalla con nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestras circunstancias a la que le añadimos zancadillas externas y esas SI son evitables.

Reivindico que el lugar donde vives no determine el acceso a la tecnología. Igualdad en todas las comunidades.

Reivindico una atención médica de calidad e integral. Basta de tiempos irrisorios de consultas y falta de profesionales. Educadores, endocrinos, médicos de atención primaria y psicólogos desde el debut.

Reivindico una actualización a la era digital de nuestro sistema sanitario. Si nosotros lo hemos hecho, ¿por qué ellos no?

Reivindico que pese más la opinión del paciente. Al fin y al cabo es quien convive con la enfermedad.

Reivindico que no existan límites en el acceso a suministros como agujas, lancetas o tiras reactivas. Basta de malas caras por pedir muchas agujas o tiras. No las queremos por vicio o para revender. Son una necesidad básica.

Reivindico el derecho a pensar mucho en mi diabetes. Basta de decir que me paso todo el día con la diabetes en la cabeza. Pues sí, es así y lo admito Pienso en modo páncreas 24×7 si no lo hago yo quién lo va a hacer ¿Mi cuerpo por sí mismo? Ah, no, ese tren descarriló.

Reivindico el uso del término persona con diabetes. Basta de decir que somos diabéticos. Tenemos diabetes que es diferente. La enfermedad no nos define. Ante todo personas. (esta frase se le agradezco a ffpaciente pinchad aquí para visitar su web)

Reivindico a comer lo que quiera y cuando quiera. Basta de decir que no podemos comer algo. Lo sabéis perfectamente, veneno y galletas con veneno son las restricciones.

meme cosas diabetico no puede comer

Reivindico tu derecho a preguntar. Si tienes curiosidad por lo que llevo pegado en el brazo, ven y pregunta. No cuchichees a mis espaldas (me falla el páncreas no el oído) y sobre todo no toques.

Reivindico el derecho a tener una imagen a mi gusto. No me insultes diciéndome que no parece que tenga diabetes. No sé qué aspecto debe ser ese.

Reivindico que cada persona es única. Deja de compararme con nadie. Cada diabetes es única, personal e intransferible. No me recuerdes que mi control no es el mejor, lo sé perfectamente, lo llevo yo y soy consciente de ello en todo momento.

Reivindico educación y formación en: nutrición, enfermedades crónicas y primeros auxilios. En caso de emergencia mientras llega una ambulancia mi vida está en las manos de cualquier persona que no sabe nada de  diabetes. Me da miedo.

Y por último acabo esta lista con la reivindicación que para mí es más importante: más investigación. La insulina no es una cura, sólo es la manera de sobrevivir hasta que llegue, pero si no se investiga ni se invierte, ni la diabetes ni ninguna otra enfermedad crónica dejará de estar en muchos cuerpos que a día de hoy llevan una lucha diaria consigo mismos.

Soy consciente de que esto no va a llegar a ninguna parte, pero quería darnos un poco de voz reivindicativa porque nos merecemos algo mejor que ser tratados como personas de segunda categoría en muchos aspectos solo porque nos tocara una mala lotería a la que no quisimos jugar.



Te invito a dejar tus reivindicaciones en los comentarios para que entre todos se oiga nuestra voz un poco más fuerte y llegue más lejos.

Nos leemos entre pinchazos. Besos dulces.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × uno =