De vez en cuando me gusta pedir ideas para entradas por Instagram porque la Musa de las entradas de blog no siempre me acompaña, supongo que somos muchos los que nos gusta contar cosas en internet, la pobre tiene que estar saturada de trabajo.

Una de las cosas que me propusieron fue hablar de las manías, costumbres o incluso supersticiones que acabamos adquiriendo con el paso de tiempo en esto de la diabetes.

Con el paso del tiempo, todos acabamos teniendo manías en nuestro día a día (ya sea diabético o no) yo, por ejemplo, no puedo salir de casa sin haber hecho la cama (influencias maternas, jaja) y como me pareció un reto interesante, aquí estoy para contaros esas manías adquirida  a base de pinchazos.

Al empezar a escribir esto (no suelo escribir las entradas del tirón, las voy rumiando a poquitos cual vaca pastando) pensaba que no tenía muchas y que me iba a costar lo mío poder escribir algo decente, pero al final resulta que soy humana y todo, y que tengo unas cuantas manías pegadas a la piel.

Sólo me miro la glucemia en los dedos de la mano izquierda.

Mania. Dedo de la mano izquierda con gota de sangre para control de glucosa

Siendo diestra me resulta más fácil manejar el bolígrafo de las lancetas con la mano derecha, es algo tan sencillo como eso. ¿Podría hacerlo con la izquierda? Iba a decir que sin duda, pero es más bien, supongo que sí porque en verdad no lo he intentado nunca.

Los dedos de mi mano izquierda tienen miles de heridas mientras que la derecha no hay ni rastro de diabetes

Los pinchazos que haya podido recibir en la mano derecha o en la oreja me los ha hecho mi enfermera conocedora de esta manía tan mía

Mi dedo favorito: el anular.

Al igual que hay que rotar las zonas de pinchazo de insulina, procuro cambiar de dedo y hacer una rotación cabal y no machacar siempre al mismo.

Mania dedos

Por costumbre el lunes por la mañana empiezo en el dedo pulgar y en mi mente seguiré en orden y así evitaré pinchazos con extra de dolor.  (Se me da bien atinar justo en el lugar  del último pinchazo y ahí me acuerdo de la familia del que ha puesto el precio a la MCG)

Imposible de hacer. El lunes por la tarde ya me estoy pinchando en el dedo de siempre, es decir, el anular.

Si no pienso con calma qué dedo toca,  voy a ir a por el de siempre. Pobrecito mío. Pensará que le tengo manía o algo, pero es todo lo contrario, siempre me responde con unas gotas hermosas de sangre, imposible no cebarme en él.

**La gente que me conoce y quiere, aquí estará sorprendida, porque la respuesta más lógica hubiera sido el corazón, pero es que ese dedo lo uso como organizador. Con él me gusta mandar a la gente al lugar que le corresponde (si extendéis el dedo corazón se entiende mejor ¿a qué si?)

De izquierdas o de derechas, pero nunca ambas.

Una de mis manías más arraigadas  y más metódicas.  

Mania. Flecha derecha o izquierda

Todos sabemos lo importante de rotar las zonas de pinchazos para evitar las temidas lipodistrofias.

No soy una excepción en esto. Y por supuesto, roto las zonas y a día de hoy voy librando bastante bien de ellas (cosa rara en mí que parezco un recopilatorio de complicaciones)

Existen zonas más adecuadas para la lenta y zonas más adecuadas para la rápida.

Por organización mental (necesito mucha porque soy nivel top de despiste) los lunes cambio la zona de rotación. Y si me toca la rápida en la parte derecha del cuerpo, la lenta también irá en la parte derecha. Eso sí, cada una en su zona correspondiente.

Mentalmente me ayuda bastante seguir ese orden. Mi mente es muy desorganizada y esto es algo que llevo muy a rajatabla.

El cambio de zona siempre es semanal.

Mania semanal. Agenda con vista semanal

Esta manía junto con la anterior hace que me sea más fácil no olvidar zonas ni pinchazos.

Viendo lo que le hago a dedo anular, miedo me da pesar lo que podría hacerme en alguna zona de pinchazo sin esta manía.

No me pincho en la tripa.

Es algo absurdo y sin apenas sentido, lo sé.

mania tripa.. Muñeco se tapa la tipa

La primera vez que oí la palabra lipodistrofia fue relacionado con la cantidad de pinchazos que me daba en la tripa (por entonces ni  rotaba ni sabía que había zonas de rápida y de lenta) y creo que mi cabecita dijo que tenía que darle un descanso y años después aquí sigue de relax.

No es verdad al 100%. No está en mis zonas de rotado de pinchazos pero si por ejemplo estoy cenando fuera de casa y no tengo acceso fácil a la zona que me toca por rotación, la utilizo como último recurso.

No me gusta mucho como se me absorbe la insulina y noto diferencia respecto de otras zonas, además no me encaja con mi manía izquierda derecha, jajaja

Siempre me llevo el azucarillo que me ponen en el café en los bares

Esto es un por si acaso de los de libro. Puedo llevar media nevera en el bolso para corregir cualquier tipo de emergencia, pero como me pongan azucarillo en el café, se va para el bolso.

mania guardar azucarillos

Evidentemente se me va a romper y voy a tener un bolso en hiperglucemia y dándome dentera a cada momento. Pero que mejor excusa para comprarme un bolso nuevo.

Además nunca los uso, me da muchísima dentera y detesto su sabor (esto es prediabetes), por lo que al final los acabo acumulando y olvidando.

Si algún día llega una invasión zombi  el corregir hipoglucemias no me va a suponer un problema de medios, solo de asquete.

Lo primero, la tira en el glucómetro.

Mania glucometro con tira

Esta es un poco random, lo admito.

Como bien sabéis, y si no pasad por la entrada que os dejo aquí, para mí el lavado de manos es algo bastante adictivo.

Depende de la prisa no siempre me da tiempo a secarme bien las manos y esto ha hecho que en muchas ocasiones (demasiadas en verdad) al poner la tira en el glucómetro me la de por mala y me salga error de tira usada.

Esto ya de por si cabrea, pero cuando es la última que llevabas en ese momento encima, ves a todos tus demonios bailando sevillanas delante de ti y riendo a carcajadas.

Como evitar esto, lo evidente es que me secara mejor las manos y no tocara la parte reactiva, pero como  eso hay momentos que ni soy consciente de que lo hago, ya me he decidido por poner la tira y después pasar al proceso de higienizado de manos.

**Lo de random os lo digo porque me he encontrado con casos en que me he visto con la gota de sangre ya en el dedo y no he puesto ni la tira en la máquina…. Cosas de ser yo.

Y de momento estas son las manías de las que me acuerdo, seguro que tengo más, pero que hay más normal que coger hábitos cuando llevas más de 26 años con esta compañera…

Ya sabe que no la quiero conmigo, que no me gusta y que no la acepto, se lo he dicho muchas veces, incluso en forma de carta que te dejo aquí, pero como sé que no se va a ir aunque sea a base de manías compulsivas, voy a luchar con mis mejores armas y al final de cada día me iré a la cama con la conciencia bien tranquila, quizá el azúcar no siempre esté en rango, pero hasta los malos días azucarados tienen final y darán paso a nuevos días.


¿Tenéis alguna manía, costumbre repetitiva, superstición o similar que me queráis contar?

Como siempre estáis invitados a dejar vuestros comentarios abajo tanto para alabarme el gusto como para ponerme a parir. Todos sois bien recibidos, salvo el spam.

Nos leemos entre pinchazos. Besos dulces.


2 commentarios

Patri · 24 enero, 2019 a las 12:01

Yo también me llevo el azucarillo del café! Es más, mis DT3 también!! Jejeje

    LadyBlue · 24 enero, 2019 a las 13:49

    Y también se te acaban rompiendo por todos lados? Solo recuerdo una vez que haya usado uno. Fue en medio de un bautizo y yo de madrina en primera fila
    Si es que las lío en todos lados, jajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 5 =