Resumen para no iniciados

En shock me encuentro.

Yo que, como fan fanática de Juego de tronos, me he leído los 5 libros y espero  el sexto con más ganas que a la nómina y que los lunes no duermo apenas porque tengo que ver el capítulo sí o sí, me he encontrado con que hay gente que no sigue esta saga.

Y más en shock aún estoy, porque entre esas personas está alguien a quien le tengo mucho cariño, que además de leerme siempre me ayuda en esta locura de blog creando dibujos geniales (aquí una muestra).

Si Patricia, lo prometido es deuda y esta entrada va dedicada especialmente a ti.

Desde que lo comentamos por Instagram,  esta cabecita mía se  puso  a pensar en cómo explicarle a alguien que no tiene idea alguna, que es esto de Juego de tronos.

Y solo tengo una conclusión: complicado es un rato y largo más, que son más de 5000 páginas y 8 temporadas.

Así que voy a ser mala y te voy a hacer una entrada para que te entre eso que ahora se llama en el mundo moderno “hype” o lo que yo toda la vida he llamado “ansia viva”.

En Juego de tronos hay varias cosas relevantes: historia, personajes que pertenecen a diferentes casas  y frases que dicen mucho.

Historia.

Esto de juego de tronos son todo muertes y más muertes. Empieza cuando el rey muere y todos quieren sentarse en el trono de hierro (que cómodo lo que se dice cómodo no tiene pinta de ser, hecho de espadas está, no te digo más) y ahí se lía parda.

A raíz de esto,  todo el mundo dice ser el legítimo heredero y luchan por tomar el puesto vacante.

Que pasa entonces, pues que van cayendo por el camino los candidatos como moscas, como es lógico. Hasta que quede sólo uno. ¿Será el legítimo o el mejor? Pues no sé qué decirte, lo que es seguro es que al que se acabe quedando no le duelen penas en deshacerse de los demás.

¿Un lío verdad? Pues te pongo un ejemplo para que quede más claro.

Esto es como cuando te dicen en el hospital que tienes diabetes porque las células encargadas de hacerlas se han muerto y hay que buscar sustitutas.

Aquí entonces empieza la lucha por encontrar el mejor tratamiento que  llevar, el mejor médico al que ir, las dosis más adecuada que cada momento…  A priori todo parece bueno y legítimo, pero al final, van cayendo candidatos por el camino. Descartamos médicos, tratamientos (siempre llegan cosas nuevas que dejan obsoletas a las que ya estaban) hasta que al final nos quedamos con uno. Pero claro, esto no es definitivo, siempre hay nuevos candidatos al acecho, afortunadamente hay avances que nos permiten hacer mejores elecciones. Nuestra salud también se merece lo mejor.

Todo esto que te he contado hasta ahora, pasa por el sur, que el país es muy grande, no te pienses. En el norte, que hace más fresquete y se pasan todo el rato diciendo que se acerca el invierno y aquí tienen otra guerra. Están los caminantes blancos (que son como los zombis de walking dead) y que estos se quieren calzar a todos, sin distinción. Y al que más manda lo llaman el rey de la noche.

Para tener a estos controlados, hace mucho hicieron un muro muy tocho y ahí están los de la guardia de la noche que van de negro (digo yo que para hacer contraste con la nieve blanca y no perderse que aquello está todo nevado todo el día).

En otras palabras más de nuestro lenguaje, el rey de la noche es lo que viene a ser la diabetes en sí. Todo el día dando por culo, al acecho y llevándose por delante todo lo que pilla.

Para mí, el muro y la guardia de la noche que nos protegen, son las madres, padres y DT de un alguien con DT1. Siempre vigilando y alerta para que la diabetes no se haga con todo y reine la noche eterna.

Personajes y sus casas.

Luego están los personajes a los que les coges mucho cariño  durante un capitulo y al siguiente todo lo contrario. Porque si algo tiene juego de trono son grises, las cosas no son ni blancas ni negras (salvo en el norte), hay una gama infinita en medio. Como en diabetes.  Lo que hoy es bueno, mañana no se sabe.

Te cuento sobre algunos personajes y las casas (que lo del apellido es importante) Y si no que nos lo digan por aquí, que diabetes hay mucha pero no es lo mismo apellidarse tipo 1 que tipo 2…

Para mi gusto hay 3 casas principales.

Los Lannister. Estos son un poco bichos y dicen de ellos mismos que siempre pagan sus deudas. Como un día de los que haces las cosas un poco al tuntún y cuando ves los resultados sabes perfectamente que estás pagando las consecuencias.  Incluso cuando lo haces bien puedes pagar un alto precio. El caso es pagar y pagar.

También están los Targaryen. Estos molan mucho. Tienen dragones y todo. La rubia que se llama Daenerys  es la madre de dragones. Yo también tengo mis propios dragones. Pero los llamo hiperglucemias. Con la mala hostia que me gasto, soy madre, abuela y dragón directamente. Estoy en fase de soltar llamas en breve.  

Y por último los Stark. Estos son los del norte, los que mejor me caen. Los pobres se pasan el día diciendo que se acerca el invierno. Los reconocerás porque llevan unas pieles que ni la Lomana.

De estos me molan mucho uno que se llama Bran. Lo reconocerás porque parece que está en hipoglucemia continua, todo el día con los ojos en blanco y con unas idas de olla que yo le daba glucagón a ver si reacciona de una vez. Luego Sansa. Esta si la ves ahora piensas que soy yo cuando me dicen que no puedo comer algo. Esa cara seta solo la pueden provocar  las experiencias traumáticas. Y la más top es Arya. Esta es de las nuestras, lo arregla todo a base de pinchazos. Hasta tiene una espada que se llama aguja, no te digo más. Y también está Jon Snow. A este le dicen mucho “tú no sabes nada Jon Nieve”. Me recuerda a cuando voy al endocrino y le explico cómo hago las cosas. Es un deja vu.

Frases.

Y por último las frases que dicen.

Sé que esta serie no tiene nada que ver con diabetes, pero hay veces que oigo cosas y no puedo evitar llevarlas a mi día a día.

Hay una frase que se repite mucho: La noche es oscura y alberga horrores. Pues claro que alberga horrores y se llama despertador a las 3 de la mañana a ver cómo está la glucosa o hipoglucemia de las bestias que te deja como un caminante blanco o peor aún, levantarte en 300 sin saber qué ha pasado porque te acostaste en rango.

Pero si hay una frase que me llevo para mi día a día es: ¿Qué le decimos al Dios de la muerte? Hoy no. Que es lo mismo que le digo yo cada día a mi diabetes cuando me intenta ganar la batalla en mi Juego de tronos personal. Porque al final yo también quiero estar mi trono de hierro que no es otro que el de una buena salud.

Como siempre estáis invitados a dejar vuestros comentarios abajo tanto para alabarme el gusto como para ponerme a parir. Todos sois bien recibidos, salvo el spam.

Nos leemos entre pinchazos. Besos dulces


2 commentarios

Patri · 17 mayo, 2019 a las 08:03

Lograste subir el dibujo! Eres muy crack!

    LadyBlue · 20 mayo, 2019 a las 16:00

    Costó un poco, pero había que insistir hasta conseguirlo 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 3 =