Efecto bucle o algo que nadie se acordó de comentarte

 

 

 

Cuando te diagnostican esto de la diabetes, tienes a un equipo médico que se encarga de prepararte para lo que va a ser a nivel físico tu nueva vida.

A nivel emocional, si necesitas preparación, ahí ya andas un poco más vendido y te tienes que buscar la vida, pero bueno, también hay especialistas que, en caso de necesitarlo, nos pueden ayudar.

Pero que digo yo, ¿a nadie en este planeta se le ha ocurrido la brillante idea de explicarnos cómo afecta esta puta mierda al carácter y a los cambios de humor???

Qué yo sé que soy una raspa. Por cariñosa, amistosa, simpática o cosas similares no me va a definir nadie. Lo tengo más que asumido.

efectobucle

Soy educadamente fría (joder qué bonito me ha salido el eufemismo) o lo que es lo mismo, como no te conozca o como te conozca y no me guste lo que veo, mis palabras erizan el vello de la nuca, porque lo admito, puedo ser heladora (fría se me queda un poco escaso)

Luego también está mi parte humana, que por muy robot que sea, también la tengo, y si me siento cómoda, pues molo que te cagas y hablar conmigo provoca subidas de azúcar de lo moñas que puedo ser.

Eso sí, yo decido qué parte de mí ofrezco a cada persona y en cada circunstancia. Las cosas no se regalan así como así y mi parte molona no suele salir a pasear fácilmente. Cosas de ser yo…

Lo que a mí nadie me ha explicado es, que de mi parte borde, no tengo yo todo el mérito.

 

El quid de la cuestión.

Soy muy temperamental y visceral en extremo. Forma parte de mí. Y cada día me peleo un poco conmigo misma para no ser tan sota. El mundo exterior no tiene culpa de las turbulencias que hay en mi mundo interior y por lo tanto procuro que no lo pague.

Pero es que a veces me dan unos arranques de ira sin sentido alguno, que dejo temblando al más pintado.

Incluso a mí me han llegado a sorprender ciertas reacciones mías. Sobre todo por lo exageradas y fuera de lugar. Sé que he hecho mucho daño porque además mi táctica de ataque es dar donde duele.

gato efecto bucle

Lo que yo no era consciente es que cuando tenemos el azúcar muy alto o muy bajo, estamos tan descalabrados por dentro que hasta a nuestro carácter afecta el muy cabrón.

Yo he llegado a detectar hiperglucemias porque me han sugerido, con mucha amabilidad, tacto y sobre todo miedo, que me mirase el azúcar que me notaban “rara”. Una manera bonita de decirme “loca del coño de qué vas poniéndote como una energúmena si lo único que te he dicho ha sido buenos días”.

 

Y qué dejamos para el efecto bucle…

Como estoy alta, me altero con todo, como me altero con todo, genero hormonas que hacen que me suba el azúcar, como me sigue subiendo el azúcar yo me sigo alterando con el más mínimo susurro que hay cerca de mí y así hasta el infinito (y más allá)

¿Tanto costaba explicar todo esto en algún momento? Aunque parezca algo trivial, no lo es en absoluto, o por lo menos para una persona como yo.

Llega un momento de la vida en que te das cuenta de que el temperamento que te gastas no es la mejor opción vital, entonces te pones a buscar herramientas que te ayuden a controlarlo y a mejorarlo. Pero ves que muchas veces ni tú misma entiendes algunas de tus reacciones y no sabes muy bien qué esta mal dentro de ti.

Pues muy fácil, el azúcar es lo que está mal pero como nadie te ha avisado ni se te ocurre corregir por ahí.angry efecto bucle

Que no digo que mi carácter sea consecuencia de la diabetes (ojalá fuera tan simple) pero desde aquí os digo que si hubiera sabido que es una variable que afecta a lo mejor me lo hubiera tomado de otro modo.

Sobre todo porque salir del efecto bucle es bastante difícil o por lo menos a mí me lo parece.

Afortunadamente la información es poder y cuando sabes de su existencia, eres más capaz de controlar tu genio, que no significa que te vayan a mejorar  las glucemias, pero al menos tu vida social tendrá menos altibajos.

Yo he cambiado gran parte de ese mal genio (que no todo, la que es raspa lo es para toda la vida) por acidez y sarcasmo. Sigo siendo una persona borde de cara a la galería, pero al menos ahora me río más y puedo decir que en mi sangre hay azúcar y sarcasmo.

¿Y vosotros? ¿Vivís el efecto bucle en vuestros cuerpos serranos? Contadme si habéis tenido alguna situación que se os ha ido de las manos por este motivo.

 

Como siempre estáis invitados a dejar vuestros comentarios abajo tanto para alabarme el gusto como para ponerme a parir. Todos sois bien recibidos, salvo el spam.
Nos leemos entre pinchazos. Besos dulces.

 


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 4 =