Cuando conozco a alguien nuevo, personalmente me presento con mi nombre, no con mi historial médico, pero lo habitual es que en algún momento de la vida le tengas que decir a alguien que tienes diabetes.

La respuesta más típica  no es verbal, es más bien gestual y que mejor que un emoticono para ilustrar ese momento.

Con el tiempo aprendes a darte cuenta de que es sorpresa por lo que les acabas de decir y digo con el tiempo porque yo al principio pensaba que se habían tirado un pedo y tenían miedo de que se notara en el ambiente…

 

Lo de la cara, ni se tiene en cuenta, supongo que es la misma que ponemos todos ante algo que desconocemos (sea del tema que sea) pero claro, no se queda en una cara, ahí entra en juego la boca, la cual dice cosas y se olvida que antes de hablar es bueno pensar.

 

Como persona con orejas, las cuales sí que me funcionan (a ver si aprendes algo de ellas, páncreas de mi cuerpo) tengo que escuchar de todo y como no soy la única, he encontrado un top 10 de típicas respuestas con el que me identifico en todos los puntos.

 

 

Vale, lo sé, sólo hay 5, pero me gusta hacerme la interesante. Eso y que no iba a llegar nadie al final de lo larga que se me hacía la entrada.

 

Como una ya tiene una edad, y ninguna obligación de quedar bien con nadie, aquí os paso yo mi listado de top 10 de respuestas (parte 1).

  (¿Es de la mala?)

 

 

Ante esta pregunta nunca tengo muy claro que responder ya que a mí me han hablado de diabetes tipo 1, tipo 2, gestacional… Incluso está la tipo 3. Pero ¿buena y mala? ¿Cuál es cuál? Siempre me pillan en blanco. Así que ante esto mi respuesta suele ser ¿Hay alguna enfermedad buena?

 

 (¿Comiste muchas chuches de pequeño?)

 

 

 En pleno siglo XXI, en el que tenemos herramientas de información en nuestra mano en todo momento, este tópico típico sigue existiendo. Creo que cuando Munch pintó “El grito” fue porque oyó esta pregunta. Esa carita no puede ser por otra cosa.

Es muy triste que aún nos hagan esta pregunta. Y más triste aún es ver en la televisión referencias que apuntan en esta dirección. Recuerdo un vídeo de un niño que al no ser delgado y estar comiendo caramelos, el comentario de una colaboradora fue que ese niño iba a tener diabetes… Señor/a guionista: ¿dónde se documenta usted?

En este caso, recomiendo la respuesta:  Por si no lo sabías El Mundo Today no son noticias reales (muy fan de esta web por cierto)

 

 (Tengo un familiar con diabetes tipo 2, por lo que sé todo sobre la diabetes)

 

 El primo del hermano del suegro de tu cuñada cuyo vecino tiene un amigo con una sobrina casada con uno de Murcia, no es tu familiar por mucho que os felicitéis el cumpleaños y la Navidad. Entiendo que además de tener el teléfono o tenéis cariño, eso te lo doy.

Respuesta recomendada: Menos mal que  no te has dedicado a nada que tenga que ver con la medicina. Como guionista de programa de televisión te veo futuro.

 

 (Entonces ¿no puedes comer azúcar?)

 

Esta pregunta tiene millones de respuestas. Admito que siempre intento explicar los que supone tener un páncreas no funcional, los HC y todo eso que nosotros ya dominamos, al menos en la teoría. Pero siempre hay gente que le da igual y eso duele y duele mucho. No hace tanto en el trabajo, una persona me dijo “¿me vas a volver a contar lo de los hidratos de carbono y que puedes comer de todo? El tono fue como si me clavaran un puñal.

 

Para esta no hay duda alguna de la respuesta: Sólo si lleva veneno…

 

 (Al menos no es cáncer)

 

Ante esto, lo siento, pero no puedo poner ningún tipo de humor. Personalmente no recuerdo que me lo hayan dicho así, tal cual. Pero me parece tan ridículo algo así, que sólo cabe una respuesta “Hasta luego, Maricarmen” y con las mismas darte la vuelta. La ignorancia no tiene cura y puede ser contagiosa…

 

Y hasta aquí la primera parte de esta entrada cuya segunda parte estará en breve por aquí. Espero que os hayáis reído tanto como yo escribiéndolo. O al menos que se os haya escapado una sonrisa.

 

Os invito a que en los comentarios pongáis las vuestras, por eso de añadir variedad al asunto y ver qué nuevas caras puedo provocar.

 

Nos leemos entre pinchazos. Besos dulces.

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − 10 =