Cuando esto de internet aún no estaba tan normalizado como lo está hoy y términos como influencer, blogger o youtuber aún estaban por llegar, llegaron a mis ojos dos vídeos con los que a día de hoy, no puedo dejar de reír. Soy fan del humor absurdo y en mi ranking de favoritos la Batamanta y el Pajilleitor plus están en puestos muy muy altos. Seguro que los habéis visto, pero por si acaso os los dejo linkeados.

En el trabajo no es ningún secreto que soy “un ser indigno” poseedor de una batamanta y que se sabe el baile y lo practica, así que os podéis imaginar la cara que se me quedó cuando “adorable compañero que se sienta a mi lado” (me ha pedido que utilice un pseudónimo para hablar de él) me comentó que si sabía que Loulogio tiene diabetes. WTF!!!

No soy muy fan de seguir la vida privada de la gente pública (me gusta su trabajo, y su vida y su tiempo libre es de ellos) así que no tenía ni idea. Como persona de páncreas no funcional, mi primera reacción fue preguntar el tipo y ante la falta de respuesta me puse a buscar el vídeo en que habla de ello y esto me encontré.

**Os recomiendo que lo veáis entero y sobre todo que lo veáis desde el punto de vista del humor. He leído comentarios de todo tipo en este vídeo, gente que le gusta, gente que recomienda no medicarse que es lo que le va a matar (y yo pensando que era al revés) y gente ofendida por lo que dice.

¿Mi opinión? Me encanta. A parte de que me parece divertidisimo, hace una aproximación a la diabetes como a mí me gusta, desde el humor, que eso siempre ayuda. Y además nos proporciona visibilidad. Que una persona conocida relate abiertamente que tiene diabetes, cómo ha sido su debut y sus sensaciones, me parece una muestra de valentía y le alabo el atrevimiento.

Vivimos una enfermedad invisible (a cuántos no os han soltado el tópico “no parece que tengas diabetes”) de la que sólo se hacen eco el 14 de noviembre, pero el resto del año, estamos aquí igualmente aunque no nos veáis.

Por eso Loulogio quiero darte las gracias desde aquí. Gracias por hacerme reír, por compartir conmigo esa visión irónica de las cosas, por exponerte a las opiniones de gente que te va a criticar también por esto. Gracias, gracias y mil veces gracias.

No te voy a dar ningún consejo, porque no lo tengo, pero si te doy la bienvenida al “Hotel California” (You can checkout any time  you like,But you can never leave!). La vida aquí no es fácil, pero ¿quién dijo miedo?

Nos leemos entre pinchazos. Besos dulces.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 3 =